«3 cosas sobre las casas pasivas que deberías saber»

En este artículo vamos a despejar algunas dudas sobre uno de los máximos estándares existentes a día de hoy en Diseño y Construcción Bioclimática, hablamos del Passivhaus. Nuestro objetivo es que este sistema sea una opción clara a la hora de construir nuestra futura casa.

Las casas pasivas utilizan materiales basados en la Bioconstrucción.

Existe una idea incorrecta de que estas casas se basan únicamente en materiales High-Tech que son fabricados por la gran industria (Alemania es el país origen de este estándar). Nada más lejos de la realidad ya que en una casa de diseño pasivo se combinan materiales técnicos, como láminas impermeables al agua pero permeables al vapor de agua (transpirabilidad) con otros de recursos locales como puedan ser bloques de tierra compacta o maderas recicladas y/o nacionales tratadas para ejecutar fachadas ventiladas de protección de envolvente.

Las casas pasivas son idóneas para el clima de España

Aunque sea un sistema proveniente de zonas de Centroeuropa con clima continental (inviernos fríos y veranos templados), lo cierto es que su aplicación en nuestro país en zonas de clima continental-mediterráneo es muy clara. Esto es debido a que su gran aislamiento y estanqueidad ofrece ventajas tanto en invierno como en verano.

Si asumimos como normal un máximo del 10% del tiempo de sobrecalentamiento permitido en verano (temperatura interior superior a 27 grados) podremos diseñar y construir sin necesidad de instalación de refrigeración activa, necesitando únicamente potenciar la ventilación o refrescamiento nocturno de la casa. En zonas costeras del Mediterráneo se pondrá especial énfasis en lograr minimizar mediante ventilación forzada y deshumidificación situaciones de alta temperatura nocturna y humedad relativa propia de finales de agosto o primeros de septiembre.

Las casas pasivas cuestan menos que una casa convencional*

Es cierto, aunque tienen un sobrecoste inicial en lo concerniente a su envolvente ya que vamos a invertir más en aislamiento para protegerla mejor (casi el triple de espesor respecto de una casa convencional alcanzando valores U promedio de unos 0,3W / m2K) y hacerla más estanca a las filtraciones de aire (más del doble de estanca en comparación a una vivienda convencional logrando una renovación máxima en test BlowerDoor de 0,6 a 50 nPa). De igual forma invertiremos más presupuesto en una instalación de recuperador de calor (evita alergias y niveles altos de ppm de CO2). No obstante en el apartado de la instalación de calefacción gastaremos menos ya que la potencia
necesaria será muy inferior comparada con una convencional.
Comentar que los honorarios de arquitecto y aparejador son superiores a los de un caso normal debido a que la  documentación a preparar y la supervisión en obra son más detalladas y precisas.

Con lo que tendremos un sobrecoste final de un 5 a 10% para vivienda unifamiliar, bajando este a un 3 a 5% para vivienda colectiva. Tomando el ejemplo práctico de nuestra casa en Pozuelo hecha con parámetros de diseño pasivo, esta sobreinversión no ha llegado al 3%.

En resumen, asumiendo un asumible sobrecoste inicial, lograremos la amortización de este para una vivienda de uso continuo en solo 5 años**, merece la pena ya que desde el primer día ganamos en confort y salud.

(*) Casa convencional es la construcción de uso residencial que cumple el vigente código técnico de la edificación (C.T.E.)

(**) En base a nuestra experiencia se pueden hacer unos números muy sencillos: si tenemos una casa C.T.E. de 200 m2 con un coste de 1.200 €/año en calefacción, una casa pasiva de igual superficie vendría a gastar unos 250 €/año con un consecuente ahorro estimado de 950 €/año. Tomando un sobrecoste en su construcción del 3% respecto de un módulo base establecido para casa C.T.E. (vivienda a dos alturas con una memoria de calidad media) de
1.000 €/m2 de valor de ejecución tendríamos un sobreprecio equivalente a 6.000 €, claramente amortizables de 5 años si aplicamos un I.P.C. de las energías de suministro de entorno a un 4,5% ( teniendo en cuenta el déficit de
tarifa existente consideramos que este promedio es el mínimo).

Sobre el autor:
Daniel Corbí
Arquitecto especializado en Bioclimática
Contacto: 917348363 / 649090129
daniel@iniciativasostenible.com
www.iniciativasostenible.com
www.csya.net

The following two tabs change content below.

EHD Magazine

Descubre más contenidos en EHD magazine
EHD magazine es un portal web cuya intención es la de facilitar a las personas conocimientos que puedan ayudarles a vivir en armonía y despertar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.