«Bailando con el otoño»

Desde el 1 de agosto, danzamos lentamente pero cogiendo ritmo al son de la dulce música del elemento agua. No es que el resto de elementos no estén presentes, sino que el camino por el que serpenteamos se aproxima más a la casa de color azul en este periodo del año. Podemos observar el descenso de las temperaturas, el acortamiento de la luz diaria y la llegada de las lluvias.

En el otoño entramos en una época muy emocional, pero no la de las pasiones de finales de primavera y principio de verano, sino en las internas, las de el individuo consigo mismo. Entramos en una fase en la que al igual que la lluvia arrastra todo aquello que ya fue, nosotros hacemos un barrido a lo adquirido a nivel personal, para comenzar a sacar el conocimiento de lo experimentado, a guardar las semillas seleccionadas para la próxima cosecha.

La energía en el otoño sigue su rumbo iniciado en el verano tardío, pero más acentuado cada vez. La Naturaleza entra en una fase de selección, eliminación, concentración y enfriamiento de la energía, siguiendo su movimiento en la rueda hacia el invierno. Si hemos realizado correctamente una transición del verano tardío entraremos en esta fase completamente armonizados; veremos que, tras la relajación de las vacaciones de verano, recuperamos el ritmo activo normal e incluso notaremos un impulso emprendedor, con nuevas ideas y proyectos de cara al  invierno.

En cambio, si no hemos dado a nuestro cuerpo los alimentos y cuidados necesarios para adaptarlo a las nuevas condiciones climáticas, puede que los cambios nos cojan desprevenidos y nos desequilibren, tanto a nivel físico (cansancio, falta de energía, resfriados y molestias de tipo respiratorio), como a nivel psicológico (melancolía, tristeza, apatía o depresión). Necesitamos reforzar, calentar y contraer sutilmente el cuerpo, reponiendo las reservas de nutrientes que hemos perdido durante el verano, preparando así nuestro organismo para que pueda conservar el calor y la energía en los días fríos que se avecinan.

Habíamos empezado a reducir en agosto el consumo de frutas crudas y ensaladas y a introducir alimentos más consistentes y cocinados. Ahora esta tendencia se incrementa con platos más calientes y alimentos más concentrados.

Junto a las calabazas y boniatos del verano tardío, aparecen verduras como el brécol, coliflor, col, coles de Bruselas, nabos… Verduras frondosas y consistentes, que dan lugar a guisos y estofados muy nutritivos, ideales para el otoño. Los colores blanco y verde de estas verduras, limpian y refuerzan los pulmones y el intestino grueso, órganos que en Medicina Tradicional China se asocian al otoño. También el sabor picante tonifica estos órganos, este sabor lo podemos encontrar naturalmente en algunas raíces como los rábanos, en verduras como las cebollas, cebolletas, puerros y en complementos como el jengibre, ajo o la mostaza, ayudando a fluidificar y expulsar las mucosidades que a veces se acumulan en ellos. El arroz integral y legumbres de color blanco como el judión y las alubias blancas son también ideales para tonificar la energía de pulmones e intestinos.

RECETAS MUY RECOMENDABLES PARA EL OTOÑO

Boniatos al horno
Lavamos los boniatos concienzudamente en abundante agua y una vez limpios los secamos y los introducimos al horno durante unos 45 minutos a 175ºC. Una vez listos y servidos en el plato podemos aromatizarlos con un toque de nuez moscada, canela y jengibre. Se pueden combinar con cualquier complemento que se os ocurra, aunque así solos están riquísimos.

Sopa revitalizante
Salteamos cebolla, col china (si no la encontráis con la normal también se puede elaborar), ajo y jengibre muy bien picados. Le añadimos un caldo de verduras o de carne hasta cubrir y lo dejamos hervir durante unos 10 minutos y ya tendríamos una exquisita sopa lista para cenar y calentarnos el organismo. También se le puede añadir los últimos 5 minutos unos fideos integrales de espelta, de kamut o centeno.

¡Qué las disfrutéis!

The following two tabs change content below.

Francisco Garrote Marion

Contacta con el autor por teléfono en el 917273480 o +34628982877 o por email en clinicaquiromtc@gmail.com
Titulado Superior en Medicina Tradicional China. Mi intención es difundir las medicinas milenarias que desarrollaron hombres y mujeres por medio de la observación del universo y de ellos mismos, compartiendo métodos de tratamiento, ejercicios y reflexiones que nos ayuden a emprender este viaje de unión, tanto a nivel físico como espiritual.

Otros artículos de Francisco Garrote Marion (ver más)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *