«¿Cómo saber quien soy Yo?

¿Te has hecho esta pregunta alguna vez, o quizás te la estás haciendo ahora mismo? Si tu respuesta es afirmativa, te felicito. Significa que estás en un proceso consciente de autodescubrimiento y evolución personal.

Cuando uno se hace esta pregunta, habitualmente lo hace porque acaba de tomar conciencia de que a lo largo de su vida se ha dedicado a Ser más lo que el exterior le exige que lo que realmente un@ es. Y está cansad@, a veces incluso enfadad@ con el mundo, con el exterior y por supuesto consigo mism@. Para descubrir quién eres tú verdaderamente, primero tienes que tener claro estos 3 conceptos y lo que suponen:

– El Yo Idea o el autoconcepto que tienes de ti. En muchas ocasiones, la idea que tenemos de nosotros es positiva en algunos aspectos pero negativa en muchos otros. Por ejemplo, sé que soy muy buena persona, pero fallo en la asertividad y no soy capaz de decir que no.

– El Yo Ideal o el Yo que aspiras ser un día. Esta idea está basada en imaginaciones, en ilusiones de tu propio ser siendo muchísimo mejor en aquellas cualidades en las que crees que fallas, es una idea del Yo perfecto. Siguiendo el ejemplo anterior, el yo Idea sería tu meta en la que te ves a ti mism@ siendo la mejor persona, la más asertiva, sin fallos, sin imperfecciones, sin nada que poder criticarle.

– El Personaje, que se encuentra huyendo del Yo Idea y de lo negativo en él y va llevando a cabo un camino de esfuerzo y autocrítica en muchas ocasiones para llegar al Yo Ideal, a la perfección.

La mayoría de nosotr@s, cuando nos preguntamos sobre nuestra verdadera identidad, estamos viviendo desde el Personaje, cansados de tratar de mejorar sus mal llamados errores y fallos para alcanzar nuestro Yo ideal y la perfección que supone.

Nuestra auténtica identidad no es ninguno de estos 3 conceptos sobre el Yo. Y para saber quién eres tú, primero tienes que reconocerte en cada uno de ellos, y desmontar al personaje. ¿Cómo? Comencemos rompiendo las siguientes creencias que condicionan nuestro Yo idea y le quitan verdad:

– Los defectos no existen. Solamente son cualidades poco desarrolladas que se pueden mejorar con práctica. Todo es posible.

– La culpa no existe. Es un invento de la sociedad para hacernos sentir mal. Existe la responsabilidad de los actos, y tod@s debemos asumirla para aprender de ello, pero no maltratarnos con sentimientos de culpabilidad.

– El exterior, la sociedad, la familia… no posee el don de darnos valor, reconocimiento, cariño, seguridad. Hemos aprendido porque así se nos ha enseñado que dependemos del exterior para todo, y no es así. Solo dependes de ti, y en ti está reconocerte, valorarte, amarte, y respetarte. Si lo haces, el resto lo hará por añadidura, o no, pero te puedo asegurar que eso no te importará.

– Tendemos a ser felices si el exterior y las circunstancias nos son favorables; estamos fatal si tenemos un gran dolor de cabeza o ansiedad… Tú no eres ni tus emociones, ni tus sentimientos, ni tus malestares físicos o emocionales. Deja de identificarte con todo ello.

¿Y cómo desmonto al Yo Ideal, a lo que aspiro a ser y dejar atrás mis imperfecciones?

Toma conciencia de que nacemos en una sociedad, como decía antes, en la que se nos enseña que el exterior te va a dar todo lo que necesitas. Y desde pequeños comenzamos a Ser como se nos exige para ser aceptados, y recibir cariño, halagos y mucho más.

Desde que eres niñ@, has dejado de ser tú para ser amad@. Y ahora, no Ser auténticamente es un hábito en tu vida. Se ha creado un patrón automatizado.

Piensa en algún momento de tu vida donde te hayas sentido forzad@ a hacer o no hacer algo porque de ello dependía ser aceptad@ por tus padres, amigos, profesores, parejas, jefes…

¿Cuántas veces has respondido y actuado como el exterior exigía en tu vida en vez de cómo a ti realmente te nacía hacer? Seguro que recuerdas muchas situaciones…

No te preocupes, es normal. Nos ha pasado y nos sigue pasando a tod@s. Hemos desarrollado unos modelos para encontrar el bienestar en el exterior.

Existen diferentes modelos o patrones creados. De esto hablaré en el siguiente número, porque ahora lo más importante es que tú tomes conciencia de que a lo largo de tu vida no has hecho ni dicho en muchas circunstancias lo que te nacía hacer.

El Yo Ideal por tanto, tampoco es tu verdadero Ser. Pero sí te va a dar muchas pistas de quién y de cómo eres y de lo que no quieres volver a Ser…

Anota todas las situaciones en las que te has visto que no habías hecho o dicho lo que realmente querías haber hecho o dicho… Y ahora, recuerda qué hubieras hecho tú si el exterior no te hubiera condicionado… ¿Lo tienes? Muy bien… en esas respuestas eres auténticamente tú. Eso era lo que te nacía hacer, y las bloqueaste para no fallar a otr@s y además te generó malestar contigo mism@.

Te invito a que dejes de ser el personaje de tu vida para que seas el auténtico protagonista, que hagas y digas solo lo que te nace del corazón sin importar lo que piense el exterior. Quizá sientas vértigo, es normal, no tengas miedo.

Te invito a cuidarte, a amarte y reconocerte como solo tú puedes hacerlo. Te puedo asegurar que sentirás orgullo de ti mism@, te admirarás por la valentía y te autodescubrirás más y más.

¿Te animas a probar?

The following two tabs change content below.

Eugenia Gil

Tlfno: +34 669 922 943 / Email: eugeniagilpascual@gmail.com en Aprendiendo a Ser
Vivir, ser y sentirnos todas realmente libres en el mundo es posible si así lo queremos. Juntas somos más y podemos conseguirlo. Las injusticias que tú vives, son también las mías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.