«¿Cómo te relacionas tú?»

¿Cómo te relacionas tú?, Natalia Sánchez,

 

El apego es una palabra muy de moda en nuestros días pero mal entendida y empleada cuando a relaciones se refiere.
Resumiendo muchísimo, el apego es el vínculo emocional y específico que se forma entre la madre y el niño o en su defecto entre el cuidador primario y el niño. M. S. Ainsworth distinguió tres tipos de apego: el apego seguro, el apego ansioso-evitante y el apego ansioso-ambivalente. 
El tipo de apego que desarrollemos en la  infancia definirá nuestras relaciones amorosas futuras.
Las personas con estilo seguro tienden a desarrollar modelos mentales de sí mismos como amistosos, afables y capaces, y de los otros como bien intencionados y confiables; ellos encuentran relativamente fácil intimar con otros y no se preocupan acerca de ser abandonados o de que otros se encuentren muy próximos emocionalmente.
Las personas con estilo ansioso tienden a desarrollar modelos de sí mismos como inseguros, y de los otros como desconfiables y reacios a comprometerse en relaciones íntimas; frecuentemente se preocupan de que sus parejas no los quieran y sienten temor al abandono.
Las personas con estilo evitativo desarrollan modelos de sí mismos como suspicaces, escépticos y retraídos, y de los otros como desconfiables o demasiado ansiosos; se sienten incómodos intimando con otros y encuentran difícil confiar y depender de ellos (Simpson, J. 1990; citado por Gayó, 1999)
En conclusión, no se trata de evitar el apego, sin apego no habría vínculo emocional específico, sino de analizar el tipo de apego que desarrollamos con nuestra pareja. Ser conscientes nos ayudará a trabajar aquellos aspectos que deseemos mejorar, nos facilitará poder construir relaciones sanas. 
Las personas con un estilo de apego seguro lo tienen más fácil para practicar el desapego. Desapego entendido no según el iccionario: «Falta de afecto o de interés por una persona o cosa» sino como lo define Jorge Bucay: «Desapegarse quiere decir aprender a vivir y disfrutar, aceptando la posibilidad de no tener con nosotros las cosas que amamos. Es aprender a dejar ir, sin odios.»

El desapego implica vivir el momento presente. El desapego conlleva aceptar la realidad, los hechos. Es cuestión de aprender a entrar en las relaciones y aprender a salir, comprometerse una vez que estamos dentro y soltar cuando se ha acabado.

Coloquialmente se equipara apego a dependencia. En realidad la dependencia es apego ansioso (no puedo vivir sin ti). También tenemos la independencia extrema que sería apego evitativo (me basto y me sobro conmigo mismo, gracias), y el apego seguro que para nada es dependencia (no te necesito te prefiero).  Somos seres sociales y necesitamos vincularnos, pero lo podemos
hacer de una manera sana, autónoma, libre y comprometida con nuestra felicidad
y la de los demás.
Es importante conocerse  y quererse. Las relaciones amorosas, íntimas, son oportunidades para aprender y crecer. La intimidad hace aflorar nuestros conflictos no resueltos, las emociones reprimidas; la pareja constituye un espejo ideal donde observar algunas partes de nuestra propia sombra y descubrir nuestra plenitud. Si no nos amamos a nosotros mismos no podremos amar a otros (Puede que necesitemos a alguien, lo compadezcamos, lo idealicemos pero no podremos amarlo a menos que nos amemos a nosotros mismos). No se puede dar lo que no se tiene.
La dependencia nace desde la carencia; la persona se dirige hacia el otro con la intención de llenar un vacío, de satisfacer una imperiosa necesidad de amor, reconocimiento, validación desde el exterior. ¡Error! Nadie puede darte lo que no te das a ti mismo/a. Yo Soy, estoy satisfecho conmigo mismo; Tú Eres, estás satisfecho contigo mismo. Desde ahí, crecemos juntos.

Yo soy Yo
Tú eres Tú.
Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas
Tú no estás en este mundo para cumplir las mías.
Tú eres Tú
Yo soy Yo.
Si en algún momento o en algún punto nos encontramos será maravilloso; si no, no puede remediarse.
Falto de amor a Mí mismo cuando en el intento de complacerte me traiciono.
Falto de amor a Ti cuando intento que seas como yo quiero en vez de aceptarte como realmente eres.
Tú eres Tú y Yo soy Yo.
(Fritz Perls)

Sobre la autora:
Natalia Sánchez
Psicóloga y psicoterapeuta en Psintropía. Acompañamiento a las personas en sus propios procesos de autoconocimiento y asunción de responsabilidad en la vida.
656 831 328
n.sanchez@cop.es
psintropia.blogspot.com.es
The following two tabs change content below.

EHD Magazine

Descubre más contenidos en EHD magazine
EHD magazine es un portal web cuya intención es la de facilitar a las personas conocimientos que puedan ayudarles a vivir en armonía y despertar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.