«Hazlo tú mism@: El tomillo, mucho más que una especia»

el tomillo, mucho más que una especia, Virginia Ceballos, Trucos Naturales, Propiedades medicinales plantas, alimentación consciente,

El tomillo es una planta aromático de las más conocidas y usadas en la cocina, pero esta planta es mucho más de lo que parece.

El género Thymus es muy amplio, son más de 35 especies en el hemisferio norte sobre todo en la cuenca mediterránea, pero gran parte de ellos comparten las mismas propiedades medicinales. Hay varios miembros conocidos dentro de este género, pero al que solemos hacer más referencia es al Thymus vulgaris.

El tomillo es muy rico en aceites esenciales, sobre todo en timol y carvacrol, estas esencias le confieren muchas de sus propiedades medicinales como por ejemplo ser un estimulante del tono vital o ser un buen expectorante. También tiene gran cantidad de ácido rosmarínico, taninos y manganeso.

¿Qué usos medicinales tiene?

Para problemas digestivos:
Aunque muchos no conozcan las virtudes del Tomillo, no es extraño que se lleve usando en nuestra cocina desde hace siglos. Es un estupendo tónico del apetito además de ser un buen carminativo. Se usa especialmente para mejorar digestiones pesadas, disminuir los gases y tratar la gastritis crónica. También se recomienda como antidiarreico.

Además sirve, gracias a su propiedad vermífuga, para eliminar parásitos como lombrices y tenias. En estos casos se usan concentraciones grandes, pero atención, debemos tener mucha precaución en este caso ya que el tomillo en grandes dosis puede tener efectos estupefacientes.

Si padecemos de mal aliento podemos hacer enjuagues con infusión de tomillo. Aunque debemos tener en cuenta que en la mayoría de las personas que padecen halitosis suele haber un problema de estómago o algún tipo de infección en la boca, por ello hay que acudir a su médico para tratarlo lo antes posible.

Para molestias bucales:
Podemos usar infusiones de tomillo en casos de dolores dentales e infecciones de encías. Se suele usar en gargarismos, enjuagues, pasta de dientes casera, etc.

Para patologías de la piel:
Es un excelente antiséptico. Se usa mucho para limpiar y tratar heridas y úlceras, en casos de dermatitis, en infecciones cutáneas y hongos. En casi todos estos casos se usa de forma externa tratando directamente la zona dañada. Un apunte, se usa en casos de leucorrea, en lavados de asiento.

En casos de alopecia se recomienda usar infusiones de tomillo de manera externa, como aclarados o mezclados en su champú habitual.

Para trastornos del aparato respiratorio:
Por sus propiedades como expectorante, bactericida, antivírico, antifúngico y antitusivo, lo usamos de manera habitual en casos como asma, neumonía o sinusitis. También es estupendo para eliminar la tos, el catarro y la gripe. En estos casos se usa sobre todo en tisanas y jarabes. Aunque también se puede usar en extractos y bálsamos.

Para casos de inapetencia:
Al ser un buen tónico vital podemos usarlo cuando padecemos de cansancio, astenia o fatiga. Tanto en infusiones como en aromaterapia.

Para problemas del aparato locomotor:
Para los dolores reumáticos y en caso de gota, podemos usar de manera externa alcohol de tomillo. Es un preparado alcohólico similar al alcohol de romero, pero en este caso se elabora con tomillo. Este preparado se usa de manera externa, se realizan friegas en las zonas afectadas.

¿Cómo podemos usar el tomillo?

– La tisana:

La manera más tradicional es realizar infusiones de tomillo. Esta infusión la podremos usar de diferentes maneras según sea nuestra necesidad. Podemos ingerirla como una tisana (por ej. casos
de catarro), usarla en gargarismo (para aliviar molestias bucales), realizar un colutorio bucal, hacerla parte de los ingredientes de nuestro dentífrico casero, en baños de pies (en caso de hongos), etc.

– El aceite esencial:

Es muy útil y versátil pero es muy importante que lo sepamos usar correctamente. Los aceites esenciales son principios activos muy concentrados que pueden dañar las mucosas fácilmente, por  este motivo siempre debemos usar un agente portador como por ej. aceite vegetal, vinagre de manzana, miel o leche. Tenemos que tener en cuenta que no son hidrosolubles.

Lo podemos usar en baños aromáticos, baños de asiento (para cuando hay hongos en los pies o en caso de leucorrea), formando parte del colutorio bucal, en nuestra receta de pasta de dientes casera, en un quemador de esencias o en un difusor de esencias (esto es estupendo para problemas respiratorios), unas gotas en un jarabe casero, en un champú casero (en caso de alopecia), en cremas, etc.

Hay muchas maneras de usar el tomillo, estos son de las más comunes. Os dejo un ejemplo práctico que os vendrá de perlas para este invierno.

Infusión para tratar y prevenir el resfriado:

Ingredientes:
● 35 gr. de hojas de llantén.
● 25 gr. de yemas de pino.
● 25 gr. de flores de malva.
● 20 gr. de raíz de malvavisco.
● 20 gr. de hojas de tomillo.

En un tarro de cristal añadimos todas las plantas medicinales anteriormente citadas, cerramos y guardamos en un lugar seco y oscuro.

Elaboración y uso:
Ponemos agua a calentar, cuando rompa a hervir echamos tres cucharadas de esta mezcla por taza.
Lo dejaremos hervir unos cinco minutos y retiraremos del fuego.
Dejamos reposar unos diez minutos, filtramos y listo.
Endulzar con una cucharada de miel y si lo deseáis añadir unas gotitas de extracto de propóleo.

Como veis el tomillo que tenemos en nuestra cocina es un auténtico regalo de la naturaleza. Ahora a disfrutarlos y a usarlos para cuidar un poquito más nuestra salud y la de nuestras familias.

The following two tabs change content below.
Creadora y directora de Trucos Naturales, destinada a acabar dedicándose al mundo de la salud natural y a recorrer el campo buscando plantas que curan. Acupuntora, naturópata, profesora de lo que nos brinda la naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.