«Hazlo tú mism@: tu propio botiquín casero para invierno»

En invierno es importante tener un buen arsenal de plantas medicinales a mano para poder usarlas en cualquier momento y poder aliviarnos de los síntomas del resfriado, gripe, fiebre, etc.

Podemos crearnos un pequeño botiquín natural en casa de manera sencilla y económica. Nos vale con tener varias plantas medicinales escogidas por nosotros mismos (guardadas en botes de vidrio individuales), varios jarabes medicinales y un expectorante natural. Aquí os explico un poquito como hacerlo.

Plantas medicinales para hacer tisanas (infusiones y decocciones)

Sobre todo vamos a centrarnos en plantas que ayuden a nivel respiratorio e inmunológico, plantas como: eucalipto, tomillo, flores de saúco, raíz de equinácea, malva, malvavisco, llantén, regaliz,
drosera, escaramujos, etc. Hay multitud de plantas medicinales que nos vendrán de perlas en esta estación, pero debemos escoger las que más se ajustan a nuestras necesidades y a nuestros gustos.

Algunas combinaciones de plantas según su uso:

Bajar la fiebre: flores de saúco y hojas de menta.
Dolor de garganta: orégano o amapola, se le añade miel, unas gotas de limón y se hace gárgaras.
Resfriado: llantén, malvavisco, malva, yemas de pino y tomillo.
Gripe: malvavisco, escaramujos, hibisco y violeta.
Bronquitis: malvavisco, amapola, tomillo, hinojo y eucalipto.

Lo ideal es guardar las plantas escogidas por nosotros en tarros de cristal individuales, poner el nombre y la fecha de caducidad. Al tenerlas almacenadas individualmente podremos elaborar las
diferentes mezclas que deseemos. A la hora de elaborar una tisana (infusión y decocción) debemos saber que cada parte de la planta se trata de diferente manera:

Raíces duras como la bardana unos 20 minutos de cocción, raíces blandas como la del malvavisco unos 15 minutos de cocción, las cortezas como la del sauce unos 10 minutos, bayas y semillas como las del hinojo unos 5 minutos. A esto lo llamamos decocciones.

Las hojas y flores no se cuecen, se les añade en el agua hirviendo y se dejan reposar entre 10 y 20 minutos en función de la planta. A esto lo llamamos infusiones.

Estos tiempos son aproximados y orientativos.

Si lo deseamos para potenciar el beneficio de nuestras tisanas podremos añadirle productos de la colmena como miel y unas gotas de propóleo, que es un estupendo antibiótico natural.

Jarabe con plantas medicinales

Los jarabes son estupendos especialmente cuando padecemos síntomas y patología del aparato respiratoria como por ejemplo; tos, dolor de garganta, mocos, fiebre, etc. Además a los niños y a los ancianos les encanta por su sabor dulce. Podemos usar muchas plantas medicinales. Estas son algunas buenas ideas de combinaciones:

● Raíz de Equinácea y raíz fresca de Jengibre para el catarro y para subir nuestras defensas.
● Raíz de Malvavisco y cáscara de naranja para el dolor de garganta. También podemos usar raíz de Regaliz y/o Drosera.
● Bayas de Saúco (frescas o secas) para el resfriado y la fiebre. Eso sí, las bayas deben cocerse bien y no se deben usar las verdes. También se puede combinar muy bien con escaramujos.
● Hojas de Eucalipto, de Tomillo con pétalos de Malva o de Amapola como expectorante y balsámico.

Hay muchas posibles mezclas, dependerá de lo que necesitemos y de nuestros gustos. Hacer un jarabe es muy sencillo además se conserva durante meses en perfecto estado.

Para poder elaborar un jarabe con cualquier planta que deseemos, estas son las proporciones estándar:

100 gr de planta por 1 litro de agua y 1 taza de edulcorante por litro de infusión obtenida.

Se puede añadir 2 tazas de edulcorante para un litro de infusión, pero conseguiremos un jarabe muy dulce, esto haría una relación 1 a 1 de edulcorante a infusión obtenida. Con estas proporciones no debería necesitar refrigeración el jarabe obtenido.

Jarabe para subir nuestras defensas

Ingredientes:
● 1 parte de raíz de Echinacea (Echinacea purpurea, E. angustifolia).
● 1 parte de raíz de Astrágalo (Astragalus membranaceus).
● Miel o azúcar morena. También podemos usar sirope de ágave.
● Agua.
Si el jarabe es para un niño que padece de varicela o sarampión, podemos añadir estas dos plantas medicinales especialmente indicadas en patologías dérmicas:
● 2 partes de Avena (Avena sativa).
● 1 parte de raíz de Bardana (Arctium lappa.)

Elaboración:
Previamente, si lo deseamos, podemos a macerar de 15 a 30 minutos las raíces en un bol de vidrio con agua, para conseguir que se ablanden.
Pasado ese tiempo, echamos el agua y las raíces en una olla a fuego lento. Dejamos que se vaya cociendo hasta que veamos que el líquido se va reduciendo hasta conseguir un té concentrado.
Una vez obtenido nuestra infusión, con un filtro (a poder ser de tela) filtramos para obtener el líquido resultante que pondremos en una olla nueva junto a la miel o el azúcar.
Recordad por cada litro de infusión usaremos 1 taza de miel, pero si nos gusta más dulce podemos echar más cantidad.
Removemos bien con una cuchara de madera, a fuego lento, y en cuanto consigamos la textura deseada de jarabe, apartamos del fuego. No es necesario llevar a hervir de nuevo ni calentar mucho ya que podemos perder parte de las propiedades tanto de las plantas medicinales como de la misma miel.
Una vez conseguido nuestro jarabe lo introduciremos en un bote de vidrio, si puede ser esterilizado bien, tapamos bien, lo dejaremos atemperar y lo guardamos en la nevera.
Si lo deseamos podemos añadirle unas gotas de brandy como conservante, esto solo lo usaremos si el jarabe es solo para adultos.
Para potenciar el jarabe podemos añadirle unas gotas de aceite esencial ej. tomillo, pino, etc. incluso oligoelementos, pero esto solo lo aconsejo si conocemos bien y sabemos usar estos potenciadores. Si el preparado lo va a tomar un niño o una mujer embarazada no se deben incluir en ningún caso.

Ungüento pectoral similar al Vicks Vaporub.
Tener a mano un expectorante natural es estupendo para cuando nos comenzamos a sentir con la nariz taponada y nos cuesta respirar. Este preparado nos ayudará a eliminar la mucosidad y a respirar.

Ingredientes:
● 50 gr de Vaselina filante.
● 5 gr de alcanfor cristalizado. Se puede combinar con trementina.
● 40 gotas de aceite esencial de Menta o de Lavanda.
● 25 gotas de aceite esencial de  Eucalipto.
● 20 gotas de aceite esencial de Tomillo.
● 20 gotas de aceite esencial de Hisopo o de Pino.

Elaboración:
Calentamos al baño maría la vaselina, una vez derretida añadimos el alcanfor, mezclamos bien.
Cuando esté todo bien disuelto, apartamos del fuego y añadimos los aceites esenciales.
Antes de que se solidifique, echaremos la mezcla en un tarrito y lo guardamos en un lugar seco y oscuro.

Aplicación:
Podremos aplicárnoslo en el pecho, espalda y planta de los pies (en la zona del plexo solar).
También podemos realizar vahos con este preparado, solo debemos echar una cucharada de bálsamo en el agua cuando rompa a hervir, removemos y listo. Las proporciones son una cucharada de preparado por cada taza de agua.
Importante: no se debe usar con niños menores de 3 años.

The following two tabs change content below.
Creadora y directora de Trucos Naturales, destinada a acabar dedicándose al mundo de la salud natural y a recorrer el campo buscando plantas que curan. Acupuntora, naturópata, profesora de lo que nos brinda la naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.