«La justicia no es igual para tod@s»

justicia injusta en España, Urdangarín libre, Valtonyc injurias corona condenado,

En los últimos tiempos nuestra hipótesis sobre la inexistencia de una justicia igual para tod@s, se confirma. Así es, estamos ante una más que evidente utopía a la que muchos ciudadanos y ciudadanas nos aferramos. Nos aferramos porque confiábamos que tras los errores cometidos, la historia cambiaría. Pero de momento, la realidad se desarrolla sin cambio alguno, seguimos ante el mismo escenario de injusticias intermitentes.
Dos han sido las noticias que nos llevan a creer en la inadmisible falta de justicia. Sabíamos que nuestro sistema judicial carecía, en muchos casos, de una ética coherente y moral. Sí, es obvio que lo intuíamos, pero lo que sí que ha sido sumamente doloroso y aterrador ha sido ver como ante la malversación, el abuso de poder, la avaricia y codicia de Undargarín, sabiendo que no es más que una manifestación clara de lo que la Casa Real esconde, sabiendo que la monarquía encabezada por Juan Carlos ha sido y es, a día de hoy, una amasijo de capital y patrimonio y peor aún, una expresión evidente de una desvinculación real hacia el respeto y justicia ciudadana. Pese a todo ello, el sistema judicial le ha favorecido.
Tal ha sido su favorecimiento que hasta el momento, queda exento de pagar por su falta cometida, queda exento de ir a la cárcel y de librarse de su responsabilidad moral y ética como ciudadano español. Cierto es que se está a la espera de que el Tribunal Supremo dicte la sentencia final, pero realmente, cada uno de nosotros sabemos que el daño está hecho. Un daño que nos desgarra en cierto modo, nos apaga las esperanzas de que podíamos recuperar la justicia.
Paralelamente y antes de que saltase la noticia final de la “liberación temporal” que será completa, del Duque y la infanta Cristina, saltó la noticia de que el juez que estaba investigando y llevando el caso, confesaba estar siendo intimidado. Lo que implica como bien sabemos, estar siendo coaccionado. Realmente no sabemos hasta qué punto es o no veraz esta información, pero en cualquier modo, de ser así, volvemos a la misma conclusión, la justicia no es igual para todos-as.

Si en el siglo XXI se siguen cometiendo tentativas de coacción, manipulación y amenazas a quienes quieren ejercer la justicia, entonces es porque no hemos aprendido nada. No hemos aprendido a dónde nos llevan estos actos de amoralidad. Más de los que debieran, parecen creerse seres supremos, seres inteligentes que están por encima del bien y del mal, pero lo que ellos no saben es que la ignorancia les ha cegado, tanto es así, que los ha dejado en un éxtasis irreal y cuando despierten, se verán inundados por un sentimiento de pérdida y arrepentimiento difícil de enfrentar. Sólo es necesario que pase el tiempo, las personas que hoy cometan atrocidades, despertarán algún día y verán como estaban ante una ceguera absorbente y tenebrosa que los ha llevado a un nefasto final.

La primera noticia ya la hemos comentado, pero llega la segunda, una noticia que a muchos-as de nosotros-as nos ha corroborado aún más, el circo en el que estamos.

«La Audiencia Nacional condena a 3 años y medio de cárcel al rapero Valtonyc por injurias a la Corona». Este es el titular. Un titular que sin duda, nos hace plantearnos diversas cuestiones.

La primera de ellas es la libertad de expresión. El artículo 20 de La Constitución recoge el derecho a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. Se supone que la Constitución es la Carta Magna que nos rige, que rige a nuestro país y que en ella quedan recogidos los derechos y obligaciones que todo ciudadano-a tiene. Su elaboración se hizo con la proyección de alejarnos de las leyes de la dictadura franquista, tan arbitrarias como demoledoras. Se supone pues, que esta famosa Carta se elaboró justamente para no caer en sistemas que tiempo atrás nos mostraron sus terribles limitaciones.
Pero ha sucedido de nuevo. La utopía nos acecha, no es real que la Constitución nos ampare y sirva para evitar errores pasados. No, no es real. Si desmenuzamos la Constitución vemos como el derecho a la vivienda queda demolido, o como el derecho recogido en el Artículo 14 en el que se establece que, «los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social» es tan etéreo como irreal.
Somos testigos de la falta de justicia y de arbitrariedad acometida en nuestro tiempo, somos testigos de que la libertad de expresión no es más que una ilusión que no llega. No entraremos a analizar las letras de este cantante, pero lo que sí vamos a decir abiertamente y bien fuerte es que el Rey Juan Carlos es un ser humano más, como otro. Por tanto, no merece un respeto supremo. Sobre todo, debido a sus incoherencias como rey de España. Su abuso de poder es infinito, tanto es así que el New York Times, fue el único diario que tiempo atrás tuvo el coraje de decir el patrimonio real que había conseguido nuestro rey. Los diarios de España en cambio, nunca hablaron de ello, dejan libertad para que imaginemos lo que sucede. El problema no es que el rey tenga capital como tal, el problema es a costa de qué lo ha conseguido. Recordemos que el deber de un rey es servir al pueblo y no lucrarse a su costa. Su deber es representar con honor al país.
Sé que resulta duro escribir estas palabras, son tajantes y directas, pero cuando se trata de Verdad no podemos ser ambiguos, ni difusos, debemos ser claros y valientes. Porque la Verdad es lo único que tiene sentido, es al único fin al que debemos dirigirnos.

Yo creo en la importancia de la revolución, de una revolución pacífica como la que Gandhi nos enseñó. Es necesario que nos revolucionemos, necesitamos mostrar que somos valientes. Pero recordemos siempre que la valentía se demuestra ensalzando la verdad y no, la violencia.

The following two tabs change content below.

EHD Magazine

Descubre más contenidos en EHD magazine
EHD magazine es un portal web cuya intención es la de facilitar a las personas conocimientos que puedan ayudarles a vivir en armonía y despertar.

Otros artículos de EHD Magazine (ver más)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *