«Los pilares de la profesión quiropráctica»

Si saliéramos a la calle y preguntáramos ¿Qué es la Quiropráctica? algunos lo confundirían con osteopatía, fisioterapia o quiromasaje, entre otras disciplinas. Otras personas no sabrían qué responder o se lo inventarían y sólo un pequeño número de la población española tendría claro lo que es.
La Quiropráctica, fundada en 1895 por Daniel David Palmer en Davenport (Iowa, E.E.U.U.), se basa
en proporcionar el óptimo funcionamiento del organismo: la correcta capacidad de adaptación y respuesta a los estímulos externos e internos. Esto precisa el correcto equilibrio del sistema nervioso, que depende, en gran media de una columna vertebral sana.
Los quiroprácticos ponemos especial énfasis en examinar, detectar, prevenir y corregir las subluxaciones vertebrales (la inadecuada posición de las vértebras que comprimen a los nervios) realizando ajustes específicos, devolviendo la movilidad a las vértebras y evitando la irritación del sistema nervioso.
«Profesión sanitaria que se ocupa del diagnóstico, tratamiento y prevención de los trastornos del sistema neuromusculoesquelético y de los efectos de éstos en la salud general. Se basa en técnicas manuales, incluyendo ajustes articulares y/o manipulaciones centrándose principalmente en las subluxaciones».

Definición sobre Quiropráctica de la OMS, Organización Mundial de la Salud, Directrices sobre Quiropráctica, 2005
La Quiropráctica se sustenta en tres pilares fundamentales: arte, ciencia y filosofía. Arte, con respecto a las técnicas utilizadas para realizar los ajustes quiroprácticos; ciencia, para la medición de los cambios logrados; y filosofía, como una forma de ver el mundo, la salud y de animar a que exploremos nuestro potencial innato.
 ARTE
No debemos olvidar que los griegos, los egipcios y los chinos utilizan el arte de la movilización articular desde hace más de 3000 años. Los quiroprácticos hemos refinado ese conocimiento, buscando entender su mecanismo de acción y sus repercusiones en el organismo.
Dentro de la práctica el perfeccionamiento del ajuste quiropráctico es esencial.
Generalmente todo quiropráctico utiliza dentro de sus técnicas el ajustes de alta velocidad y baja amplitud HVLA (High Velocity Low Amplitude) en las articulaciones, empleando sus manos o con instrumentación específica.
Existen más de 100 técnicas diferentes de ajuste quiropráctico, lo que permite que podamos adaptar el ajuste a deportistas, embarazadas, bebés, ancianos e incluso animales.
Nuestro amplio abanico de técnicas depuradas despierta confianza en la sociedad llegando a ser la tercera profesión sanitaria (después de la Medicina y la Odontología) en orden de importancia y número de pacientes. Incluso, grandes quiroprácticos han hecho historia dentro de esta disciplina creando técnicas sublimes que se han extrapolado a diferentes profesiones y terapias naturales, como por ejemplo son los casos de:
  • Functional Neurology: Frederick Robert Carrick DC fundador del Carrick Institute for Graduate Studies, puntero en rehabilitación neurológica y neurofisiología clínica. Admite a su posgrado a alumnos titulados en quiropráctica, medicina, osteopatía y fisioterapia debido a la gran demanda de otros profesionales del sector.
  • Applied Kinesiology: desarrollada por George Goodheart DC (1918-2008). Consiste en un sistema que evalúa a través de la prueba muscular manual los aspectos estructurales, químicos y mentales de la salud. Hoy en día la kinesiología es mundialmente utilizada en diferentes profesiones sanitarias y terapias complementarias.
  • Sacro-Occipital Technique: conocida por el uso de cuñas para estabilizar la pelvis, esta técnica incluye un análisis detallado y correcciones de la columna, cráneo, pelvis, extremidades y vísceras. Fue creada por Major Bertrand DeJarnette DC (1899-1992).
  • Kinesiotaping o vendaje neuromuscular: inventada y desarrollada por el quiropráctico japonés Kenzo Kase DC, consiste en aplicar tiras de colores sobre la piel para aliviar los dolores musculares o mejorar una lesión. Es una práctica que utilizan desde hace tiempo un gran número de deportistas famosos.
  • Activator Methods: Arlan W. Fuhr DC fue el inventor de esta técnica y del instrumento Activator. Un martillo neurológico que equilibra el sistema nervioso realizando ajustes específicos e indoloros en el cuerpo. Existen diferentes versiones del Activator original como son el percutor y el integrador.

 

 CIENCIA
Buscando la ciencia basada en la evidencia, en el año 1921 el Dr. Henry Winsor realizó una investigación cuyo objetivo era determinar, a través de la observación de cadáveres humanos y animales diseccionados, si existía alguna relación entre mínimos desplazamientos de las vértebras de la espina dorsal y órganos disfuncionales que estaban conectados por los nervios que provenían de esas
vértebras desalineadas. Del análisis de su trabajo se denota la gran influencia que tuvo el libro The Science of Chiropractic de B.J. Palmer (hijo de D.D. Palmer) al utilizar terminología propia de la quiropráctica como “subluxación” para explicar la fisiopatología, inusual en un médico tradicional. Sus resultados validaron la profesión dentro de la comunidad médica apoyando los fundamentos quiroprácticos de una relación de la vida y la muerte entre los nervios y la función de los órganos que se relacionan con la columna vertebral.
Winsor Henry D, “Sympathetic Segmental Disturbances. The Evidences of the Association, in Dissected Cadavers, of Visceral Disease with Vertebral Deformities of the Same Sympathetic Segments” Medical Times, November 1921, pp. 1-7
Gracias al reconocimiento científico y gracias a la publicación de literatura científica, que promueve la
compresión de los mecanismos de acción del ajuste articular vertebral, la Quiropráctica se ha ido desarrollando paralelamente a la medicina alopática hasta el punto de reglarse como educación estrictamente universitaria.
El número de cursos académicos varía entre 5 a 7 años, lo que equivale a unas 5.500 horas lectivas como mínimo. En Estados Unidos se obtiene el título de Doctor of Chiropractic debido a que tanto el plan de estudios como las horas obligatorias son equivalentes al título de Doctor of Medicine. Todo estudio reglado por la Federación Mundial de Quiropráctica (World Federation of Chiropractic, WFC) se compone de un bloque de ciencias básicas (Anatomía, Bioquímica, Histología, Microbiología o Fisiología, entre otras materias), un bloque de ciencias clínicas (Radiología, Neurortopedia, Técnicas manuales, Semiología, etc.) y por último, aunque no menos importante, un periodo de un año de clínica basado en la aplicación práctica bajo la supervisión de doctores en quiropráctica.
La profesión quiropráctica se encuentra específicamente legislada o regulada legalmente en un gran número de países como son: Norteamérica (donde existe una larga tradición quiropráctica), Canadá, Gran Bretaña, Chipre, Dinamarca, Hong Kong, Japón, Corea del Sur, Islandia, Nueva Zelanda, Noruega, Suecia, Brasil, México, Francia, Alemania, Portugal, etc. Sin embargo a día de hoy en España se sigue trabajando para crear una legislación especifica y conseguir una regularización.
La AEQ (Asociación Española de Quiropráctica) miembro de la Unión Europea de Quiropráctica, así como de la WFC, organismo integrado en la OMS, mantiene el control de calidad científica y educativa de todos los quiroprácticos de España e intenta evitar el intrusismo en la profesión. También ha impulsado la formación educativa quiropráctica en España, creando dos centros universitarios (todavía de título propio del centro, debido a la alegalidad existente) en Madrid y en Barcelona, con estudios calcados prácticamente de la Universidad de Quiropráctica más antigua de Europa, la Anglo European College of Chiropractic (AECC), creada en 1965.
 FILOSOFÍA
La Quiropráctica se asienta en una filosofía vitalista y holística: miramos el cuerpo como un todo.
Aunque la mayoría de los nuevos usuarios de la quiropráctica se presentan por primera vez motivados por un problema de salud concreto (generalmente de espalda), la quiropráctica no trata síntomas ni enfermedades. No nos centramos únicamente en la manifestación visible de la patología sino en sus repercusiones a todos los niveles (estructural, químico o emocional) lo que nos permite detectar su causa real y prevenir de posibles anomalías futuras.
Lo que mejor sabe hacer el cuerpo es curarse a sí mismo. Partamos de la idea de que el cuerpo tiende a una homeostasis de salud. Cada célula de nuestro cuerpo mantiene un equilibrio metabólico constante con su medio interno y externo que se reproduce en una fuente de curación inherente a nuestro ser. Esta capacidad de auto-curación (conocida dentro de la quiropráctica como inteligencia innata) se expresa en el cuerpo físico en el sistema nervioso central (cerebro) y periférico (médula y raíces nerviosas) afectando a cada órgano, tejido y célula de nuestro cuerpo. Si se mantuviese este sistema libre de interferencias, el sistema nervioso se expresaría al 100 por 100 al estar totalmente conectado con la energía creadora.
La gran diferencia entre esta profesión, frente al resto de profesiones sanitarias, es que la quiropráctica prescinde en su tratamiento de la farmacología y de la cirugía, promoviendo la capacidad de auto-curación del cuerpo. Esto no quiere decir que estemos en contra de la medicina alopática, sino que abaratamos los costes y aumentamos la eficacia de un tratamiento convencional. Digamos que en muchos casos supone un co-tratamiento a un tratamiento ya existente.
Este trabajo multidisciplinario enriquece el proceso de recuperación del individuo  compaginando el mundo empírico y científico alcanzando una visión más completa y global de la salud. Los quiroprácticos somos conscientes, gracias en parte a nuestra filosofía, de cuándo hay que derivar un caso a otro profesional.
Cada persona es individual y precisa de unas necesidades concretas.
El estudio de estos tres pilares es el eje central de mi trabajo como quiropráctico. La riqueza y complejidad de cada uno de esos pilares suponen la motivación necesaria para mantener la pasión por esta profesión única. La particularidad de su concepción del cuerpo, que va más allá de la percepción a primera vista y los cambios que observo cada día en las personas alimentan mi entusiasmo por esta profesión desconocida en España. Ojalá en un futuro no muy lejano se abra la sociedad a esta visión de la salud tan completa.
«El médico del futuro no administrará medicamentos, sino que hará que sus pacientes se interesen por el cuidado de la estructura humana, la dieta y por las causas y la prevención de la enfermedad».
Thomas A. Edison
The following two tabs change content below.

Alberto Serrano Fontanillo

Email: asfontanillo@gmail.com / Tlfno: +34 628 982 877 at Alberto Serrano Fontanillo
Titulado Superior en Quiropráctica y Máster en Quiropráctica por Madrid College of Chiropractic. Miembro de la AEQ (Asociación Española de Quiropráctica). Me apasiona lo que hago, siempre tuve claro que quería trabajar con mis manos ayudando a la gente.

Otros artículos de Alberto Serrano Fontanillo (ver más)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *