Coraje, fuerza y valentía, el ejemplo de la fuerza femenina

Quienes no les han dado la oportunidad de acercarse a ellas más allá de su aparente imagen, las catalogan con un simple pero costoso adjetivo de mujeres “sin hogar”. Cierto es que su realidad actual es la de ser mujeres con la connotación de sin hogar. Sin embargo, como habréis podido comprobar, los adjetivos no son más que falsas etiquetas que a veces nos construimos para catalogar a las personas. En parte son, una forma simplificada que solemos activar para meter en un mismo grupo a personas con características similares.

Pero, ¿las mujeres sin hogar son, en última instancia, mujeres que no tienen casa y que carecen de un inmueble material, o son mujeres que pese a estar carentes de bienes materiales, están conformadas por una incuestionable fuerza y valentía que las coloca a la altura de auténticas Diosas? Porque si conociésemos las historias que hay detrás de las mujeres sin hogar, nos daríamos cuenta de lo que significa, en términos superlativos, la palabra coraje, fuerza y valentía. Si nos permitiésemos parar y dar un paso atrás para sentir lo que sus almas han experimentado, nos daríamos cuenta que su fortaleza no equivale a la de un simple ser humano. Ellas tienen una esencia única. Ellas están hechas de una esencia especial, una esencia llena de auténtica superación personal. Ellas son el claro ejemplo de la fuerza femenina.

Así es. Si me preguntasen a título personal, cuál sería para mi un ejemplo de figura femenina valiente, fuerte, luchadora y con coraje, sin ningún atisbo de duda pensaría en ellas, en estas mujeres a las que he conocido. Ninguna de ellas me ha demostrado ser mujeres débiles como tanto se las insta a creer, ninguna de ellas me han transmitido falta de coraje y fuerza. Al contrario, cuando me acerco a ellas solo veo auténticas heroínas. Heroínas que superan cualquier expectativa.

Pero lo más bonito de esta historia es que junto a ellas, ha habido y hay otra mujer especial que las une y les ayuda a florecer.  Ella es es otra mujer fuerte, valiente, con coraje y con mucho, mucho amor. Ella es una pieza decisiva en este puzle, es el elemento que de algún modo, proporciona y ayuda a que la armonía y el equilibrio se de. Esta gran mujer es la que permite que las propias mujeres sin hogar reconozcan su poder. Ella sencillamente está ahí para recordarle su auténtica divinidad porque os aseguro que estas mujeres no son mujeres mundanas, de a pie. Ellas son tremendamente especiales y como no, Carmen, su interventora, es el ejemplo visible de que entregarse a ayudar desde una posición de humildad y de amor absoluto, es la mejor de las opciones que pudiéramos escoger. Carmen es, sin duda, el mejor regalo que han podido recibir. Así que sólo me queda añadir que todas estas mujeres son y serán, la manifestación evidente de la imparable fuerza femenina.

Os animo a que las veáis en escena, os animo a que asistáis a ver en primera persona las obras que han creado. Nadie permanece indiferente cuando ve a estas auténticas mujeres en acción. Entre sus obras de teatro actuales se encuentran El quejío de una Diosa, Etiquetas, Invisibles. Id a verlas y cuando lo hagáis, veréis como vuestro corazón se abre de tal modo que nunca podréis volver a juzgar de antemano, a quienes creías que eran simplemente mujeres sin hogar.

The following two tabs change content below.

Alicia A

Como Psicóloga especializada en Investigación e Intervención Psicosocial siento un enorme deseo por promover y favorecer la justicia social, formar parte de la construcción de un modelo social que proteja y ampare, que busque el bienestar común.

Otros artículos de Alicia A (ver más)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *