Querida Gran Mujer, este mensaje es para ti

Querida mujer, si hoy me lees deseo contarte algo. Me gustaría que pudieras dedicar unos minutos a leer con calma -si te apetece- lo que hoy vengo a decirte. Me encantaría hacerte saber que todo está bien, que no hay nada de ti que tengas que ocultar. Eres tal como debes ser, eres pura esencia, eres potencial absoluto. Eres un diamante sumamente bello, un diamante que aunque no está del todo pulido, tiene una pureza perdurable.

Sé que quizá no te sientas del todo así, y que a día de hoy, no veas el potencial y belleza de la que te hablo. Tal vez, incluso pienses que nada de ti es bello y que sólo predominan en ti defectos y más defectos;  que te reconoces como una mujer carente de muchas cosas, una mujer sin potencial, una mujer limitada por sus inseguridades. Pero yo te digo hoy, gran mujer, ¿acaso los defectos que tú te ves no son sino una oportunidad enorme para poner a prueba tu aprendizaje, para  poder aprender a transmutar todo lo que tu mente y pensamientos negativos te instan a asumir?

Querida gran mujer, no hay nada a lo que debas temer, no es real ese miedo oculto, no son reales esos temores que albergan en tu interior. No, no lo son. Créeme que no. Tu mente es poderosa y ejerce una gran influencia, pero si tú supieras que eres mucho más fuerte que ella. Si tú sintieras, de verdad, que nada de tu esencia real tiene que ver con ese ego, con ese miedo que te ciega.

Sabes, hermosa mujer, ser una mujer con luz se elije y me refiero a que tú misma tienes la posibilidad y la capacidad de dar un salto cuántico, un salto que te permita pasar de tu propia oscuridad a tu propia luminosidad. Porque todos los seres somos luz y oscuridad, todos tenemos esta parte dual, sólo que unos se comprometen más y deciden poner todo su potencial a trabajar, y cuando digo a trabajar es que escogen el camino del compromiso, del desarrollo personal para que pueda predominar su parte de luz. Estos seres no se despojan de sus sombras del todo, pero sí las mantienen más adormecidas y si salen, saben que ellas son más luz que oscuridad.

Ves, preciosa mujer, todos los seres tenemos dualidades, pero hay quienes eligen y se comprometen con su cambio.  Y es que, querida gran mujer, tú también puedes liderar tu propio cambio, no te creas a aquellas personas que dicen que ya estamos determinadas, que nuestros genes nos conforman y que en parte, estamos condenadas a la genética de nuestros padres o familiares. No es cierto maravillosa mujer, tú puedes derribar ese determinismo del que se habla, tú puedes demostrarte a ti misma que estás alejada de convencionalismos, de clichés, de ataduras falsas.

Confío tanto en ti, de verdad que si. Confío tanto en esa esencia tuya que brota en tu interior. Yo sé que la tienes y no voy a rendirme porque hoy no consigas verla. Insistiré, aunque por supuesto, la elección final siempre es tuya.

Preciosa mujer, vales tanto por el hecho de ser, por el mero hecho de existir y de aportar viveza a este mundo. El mundo te necesita, claro que te necesita. Eres una parte indispensable, no creas que eres insignificante porque no, en absoluto. Yo puedo sentir tu luz debajo de tanta máscara y disfraz. Porque sí, en ocasiones vas demasiado disfrazada y no dejas sacar tu autenticidad. Pero no te culpes por ello, todas de algún modo nos acostumbramos, por ignorancia, a no mostrar nuestra verdad. De algún modo nos esclavizamos sin ser conscientes de ello,  nos sumergimos en una espiral de tener que aparentar ser, pero ¿y si te digo que todo eso ya es innecesario? Ya no te ocultes más, no lo necesitas. El mundo necesita de tu fuerza, de tu amor. Así que querida gran mujer, no pasa nada porque asumas que tienes una parte oscura, una sombra que te acompaña. Todas la tenemos, pero ya es hora de revertir la balanza, ya es momento de dejar florecer toda esa magia y esa esencia inexplicable que llevas dentro.

Maravillosa mujer, es momento de dejar ir a personas que ya no te sirven, personas que ya cumplieron su función. Querida gran mujer, es momento de mostrarte valiente porque no imaginas lo fuerte que eres, no imaginas la fuente inagotable de energía que emana de tu Ser.

Si tú pudieras verte con los ojos que yo te miro. Si supieras por un instante que a tu lado camina tu mejor aliada: tú misma. Si supieras que tu belleza es infinita y no me refiero simplemente a la estética, a tu cuerpo ni a tu rostro, me refiero a la belleza de tu alma. Si, las almas pueden ser pura belleza, pero para eso debemos comprometernos. Debemos trabajarnos para que esa belleza y esa luz, emerjan. Pero no temas, la actitud de querer cambiar, por sí misma, permite el cambio.

Así que no te creas que sólo existe en ti el miedo, la inseguridad, el reproche, la exigencia, la indecisión, la competitividad, la falta de amor. Esa no es tu esencia, éstas son, simplemente, partes que pulir para que tú, como verdadero diamante que eres, te acerques cada vez más a tu propia autenticidad. No te quedes en la superficialidad y adéntrate hasta el final, aventurarte hacia tu cambio, merece tanto la pena.

Para acabar te digo, preciosa gran mujer, acéptate, acepta tu sombra y sigue. Continúa caminando con actitud humilde y de deseo de cambio. Sólo estás inmersa en una nebulosa que no te hace ver con claridad, pero te aseguro de todo corazón, que eres capaz de ser lo fuerte, lo valiente, lo preciosa, lo segura, que tú elijas ser. Date tiempo y cree en ello. Camina cada día, paso a paso. No olvides mirarte al espejo y decirte que ya es hora de quitarte el disfraz de enemiga y que ya, por fin hoy, es el momento perfecto para convertirte en tu mejor aliada.

Yo permaneceré expectante para verte florecer. Preciosa mujer, yo te acompañaré desde la lejanía. Permaneceré observándote en  silencio, alejada de todo pensamiento de imposibilidad, porque sé que tú puedes hacerlo posible. Lo sé y lo siento.

The following two tabs change content below.

Alicia A

Como Psicóloga especializada en Investigación e Intervención Psicosocial siento un enorme deseo por promover y favorecer la justicia social, formar parte de la construcción de un modelo social que proteja y ampare, que busque el bienestar común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.